Reseña “Los hombres me explican cosas”

Sinopsis:
“En este conjunto de ensayos mordaces y oportunos sobre la persistente desigualdad entre mujeres y hombres y la violencia basada en el género, Solnit cita su experiencia personal y otros ejemplos reales de cómo los hombres muestran una autoridad que no se han ganado, mientras que las mujeres han sido educadas para aceptar esa realidad sin cuestionarla. La autora narra la experiencia que vivió durante una cena en la que un desconocido se puso a hablarle acerca de un libro increíble que había leído, ignorando el hecho de que ella misma lo había escrito, a pesar de que se lo hicieron saber al principio de la conversación. Al final resultó que ni siquiera había leído el libro, sino una reseña del New York Times”.

Primero aclarar que no he leído otros ensayos feministas, por lo que no tengo con qué compararlo.

El término mansplaining es la unión de las palabras “hombre” y “explicar” en inglés, y hace alusión a cuando un hombre explica algo a una mujer de manera condescendiente porque asume que sabe más que ella. El concepto tiene su mayor expresión en aquellas situaciones en las que el hombre sabe poco y la mujer, por el contrario, es la experta.
Con frecuencia se ha asociado a ella el origen de la palabra, pero aquí nos lo niega y comenta que, de hecho, evita usar ese término.

Como bien dice la sinopsis no se trata de un único ensayo, sino un conjunto de ensayos de la autora que, finalmente, ha aunado en este libro. Unos se hacen sin duda más largos que otros, pero en general no me ha parecido un libro difícil de leer.

Si bien el título trata evidentemente del mansplaining, siendo una experiencia al respecto lo primero que nos encontramos al empezar la lectura, no es ni mucho menos el único punto que trata. Nos hablará con objetividad, cifras, estudios y sus respectivas fuentes sobre desigualdad, violaciones, asesinatos… y otros temas diferentes que no dejan de ser raíces de un mismo árbol. No obstante, la mayoría de las veces estos datos se centran en los Estados Unidos.

Me ha parecido curiosa la cantidad de veces que la propia autora aclara que hay y siempre ha habido muchos hombres que nos apoyan. Bajo mi punto de vista se nota que solo quiere informar y evitar malentendidos, no una guerra de sexos, lo cual me parece excelente, pero no deja de sorprenderme que recurra tanto al “Not all men”.

Conclusión:
Pese a todos los lamentables hechos de los que nos habla, no me ha dejado con mal sabor de boca; informa de la dura realidad desde una perspectiva positiva, ya que te hace ver todo lo que hemos conseguido aunque aún quede mucho camino.
Sin duda recomendaría este libro tanto si ya eres feminista y quieres algo más de información como si tienes dudas sobre el feminismo, su función y si realmente es necesario y por qué.

Extractos:

“La violencia es una manera de silenciar a las personas, de negarles la voz y su credibilidad, de afirmar tu derecho a controlarlas sobre suderecho a existir […] la violencia es, sobre todo, autoritaria. Comienza con esta premisa: tengo derecho a controlarte. El asesinato es la versión extrema de este autoritarismo, la versión en la que el asesino asevera su derecho a decidir si vives o mueres, el medio definitivo de controlar a alguien”.

«Las mujeres entre los quince y los cuarenta y cuatro años tienen más posibilidades de morir o de ser lesionadas o desfiguradas debido a la violencia masculina que debido al cáncer, la malaria y los accidentes de tráfico juntos», que a su vez es una cita de Nicholas D. Kristof.

“Este tipo de conversaciones son la cuña que abre el espacio a los hombres y a la vez lo limita a las mujeres; limita el espacio para hablar, para ser escuchadas, para tener derechos, para participar, para ser respetadas, para ser seres humanos libres y completos. Estas conversaciones son una de las maneras en las que, en una conversación educada, se silencia, borra y aniquila a las mujeres como iguales”.

“Creo que comprenderíamos mejor el alcance de la misoginia y la violencia contra las mujeres si tomásemos el abuso de poder como un todo y dejásemos de tratar la violencia doméstica aislada de la violación, el asesinato, el acoso y la intimidación en las redes, en casa, en el lugar de trabajo y en las aulas; si se toma todo en conjunto, el patrón se ve claramente”.

“Generaciones de mujeres han escuchado cómo se les repetía que deliran, que están confusas, que son manipuladoras, maliciosas, conspiradoras, congénitamente mentirosas, o todo a la vez”.

“«¿Qué quieren?, ¿una galleta por no golpear, violar o amenazar a las mujeres?». Las mujeres tienen miedo todo el rato de ser violadas y asesinadas, y puede que sea más importante hablar de esto que el proteger las zonas de confort de los hombres”.

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s