Eterno Retorno

Bueno, en clase de filosofía nos han mandado escribir un relato -y menos mal, porque hace mil que no escribo, como siempre- relacionado con algunos de los conceptos de Nietzsche.
Y este ha sido mi resultado.

 

17 de mayo… otra vez. Perdí la cuenta pero van unos treinta y pico y pienso hablar con el posible causante de esto:

  • Buenas, Jesús. ¿Te importa que coja esto? Ya sé que es tu sangre y tal pero quiero hablar con tu padre y hay cosas que no podría decirle sobrio. Bah, claro que no te importa –cogí la botella de sangre de cristo y me senté en uno de los bancos a tomarla– un alma caritativa como tú no negaría un poco de vino a un hombre desesperado. Deberías irte a tu cuarto, quiero tener una conversación de mayores con tu padre… oh, perdón… los clavos y eso, ya.

Pasé un rato bebiendo, meditando lo que iba a decir, y observando el entorno. La iglesia parecía vacía, pues no se oía nada salvo mi propio eco. Estaba anocheciendo, pero aún no habían prendido las luces y estaba algo oscuro, iluminado solo por esas velas que encienden los creyentes para pedir un deseo. Un lugar tan amplio, con tanta carga… imponía, por eso necesitaba el vino, necesitaba un impulso que no me dejara callado mirando a la nada. Unos tragos después me lancé.

  • A ver, Dios… mi pregunta es sencilla. ¿Por qué? Quiero decir, ¿por qué yo? Veo cada día cientos de personas y todas siguen teniendo exactamente el mismo día, sonríen a la misma hora y en el mismo lugar. Hay una chica pelirroja que pasaba a diario por mi puerta de camino a la universidad. Desde hace más de treinta días tropieza con el mismo maldito escalón. Nadie parece darse cuenta de que hace más de un mes que es diecisiete de mayo pero yo sí, ¿acaso hay algo que deba hacer? He visto las noticias mil veces, suceden las mismas muertes, continúan las mismas guerras. En el pueblo de al lado una mujer ha salvado todos los días al mismo perrito de ser atropellado, siendo atropellada ella en su lugar. ¡Hasta la he salvado varias veces! Pero al día siguiente todo vuelve a ser igual.

Créeme que para recurrir a hablarte he de estar muy quemado, y lo estoy, me he quedado sin ideas, no se me ocurre nada que yo pueda hacer para acabar con esto. Solucionar el mundo no está en mis manos, debe ser porque me doy un aire a Ben Affleck, y como él hace ahora de Batman te has liado. Pero yo me rindo, no quiero seguir viviendo este día…

 

  • Mañana será otro, hijo mío.
  • No estoy yo tan seg… eh… ¿Dios? –pregunté confuso.

Sonó una risa suave.

  • No, joven, solo uno de sus mensajeros –respondió el cura de la iglesia–. Si mi memoria no me falla, creo que es la primera vez que te veo por aquí.
  • Más bien la segunda, pero es normal que no lo recuerdes.
  • Y, ¿qué te trae por aquí?
  • Padre, se supone que he de llamarte padre, ¿no? ¿Me creería si le digo…? Bueno, digamos que últimamente siento que todos mis días son iguales, y que no puedo hacer nada por evitarlo.
  • No es tan difícil, a veces nos ponemos obstáculos nosotros mismos y les echamos la culpa a otros o a la vida. La vida no es tan compleja, te muestra varios caminos pero no te obliga a tomar uno concreto.
  • He tomado muchos –hice una larga pausa, preguntándome si debería decirlo o no, pero qué demonios, mañana no iba a acordarse– tantos que decidí suicidarme porque no encontraba otra salida.
  • Pero no lo hiciste, estás viv…

Me reí interrumpiéndole, me reí más fuerte de lo que se habría considerado normal.

  • Sí lo hice. ¡Lo hice! Y míreme, aquí estoy. Oh, no me mire así, por favor, no estoy loco. Le prometo que mañana ni recordará esta conversación. Podría incluso matarle a usted, no sería el primero, y mañana volvería a vestir su sotana y dar la misa o lo que quiera que haga cada día. He de confesar que al principio era entretenido, empecé cargándome a hijos de… tacos aquí no, ¿verdad? Empecé cargándome a gente mala, pero al ver que volvían cuando me despertaba comencé a cargarme gente sin filtro, mero entretenimiento. A veces me pilla de malas y lo hago, pero ya no es divertido, es… es como cuando no tienes nada que hacer y juegas al Candy Crush porque te aburres y no tienes nada mejor que hacer. Esa es otra, se me borran los avances del Candy Crush cuando comienza el día, es muy frustrante. Superé el record de mis amigos de Facebook, lo compartí y ya no está. Tenía un montón de Me gusta… No es nada justo, si hice más puntos que ellos, los hice. Pero no estábamos hablando de mi habilidad con el Candy Crush, sino de…
  • Guarde el arma y siéntese, hablemos, ¿de acuerdo? Hablemos –dijo con sorprendente serenidad–. Háblame de los caminos que dices que has tomado.
  • He salvado gente, la he matado, he llamado a mi madre para decirle que la quiero. He hecho el bien, he hecho el mal… Todo lo que se me ha ocurrido para salir de este bucle.
  • ¿Qué has hecho por ti? Todo lo que me dices parece buscar una aprobación. Como si quisieras descubrir lo que se espera de ti. Quizá nadie espera nada y debas limitarte a tomar tus propias riendas y crear un camino en lugar de elegirlo.
  • ¿Tú no deberías recomendarme que siga la palabra de Dios para encontrar el camino o algo así?
  • ¿Te serviría de algo?
  • No lo creo, la verdad.
  • Entonces no –negó convencido.
  • En fin, creo que voy a irme y consultar todo esto con la almohada una vez más.

Me fui, había una cosa que me realmente apetecía hacer desde hace tiempo, concretamente algo más de treinta días y para comprobar su teoría decidí hacerla.

Me fui a casa y me acosté, cuando desperté seguía siendo diecisiete de mayo, como no. Me senté en el escalón en el que la chica pelirroja llevaba días tropezando y esta vez se tropezó conmigo y se puso adorablemente colorada.

  • Deberías mirar por dónde pisas. ¿No te pilla algo lejos la universidad cogiendo por aquí?

La ayudé a levantarse y metí mi número de teléfono en su bolsillo.

A la mañana siguiente, dieciocho de mayo, tenía un mensaje preguntándome si me apetecía tomar una cerveza con ella cuando saliera de las clases.




Me gustaría vuestra opinión porque hace muchísimo que perdí la inspiración y que nada de lo que escribo me gusta. A este relato concretamente me ha costado encontrarle un final, ha sido un quebradero de cabeza y he de decir que mi primera opción era bastante bulgar -que no quita que aun así me gustara- y que esta que he elegido es una opción C, pues un amigo me aportó una opción B bastante buena pero no encontraba la forma de encajarla.




Y esto ya es por si os da curiosidad o algo:

Ejercicio, parte 2 -la primera es escribir el relato-:
Explicar en unas breves líneas la relación de cada concepto con el fragmento que has escrito y tu experiencia al realizar la tarea.

  • Moral de esclavos, moral de señores
  • Voluntad de poder
  • Superhombre
  • Dios
  • Eterno retorno

La relación con Dios es obvia, pues gran parte del relato sucede en una iglesia, a dónde el protagonista va preguntando los motivos por los que sólo él parece vivir consecutivamente el mismo día, esto está inspirado en el “Eterno Retorno” de Nietzsche  haga referencia a él como a la vida en general y no a un día infinito.

Por otro lado el hecho de que siempre haya tratado de solucionar su problema de la forma que cree que se espera de él sin habérsele pasado si quiera por la cabeza hacer lo que él desea está relacionado con la “Moral de Esclavos”.

También las palabras del cura alentándole pensar en sí mismo y autosuperarse, así como la decisión del protagonista de dar un paso al que no se atrevía están vinculados con los conceptos de “Superhombre” y “Voluntad de Poder”.

 

Los “Me gusta” motivan, compartir ayuda más de lo que imaginas y los comentarios me dejan saber tu opinión respecto a lo que hago.
Además, si te ha gustado, puedes seguirme para que Wordpress te notifique en cuanto subo algo.

© 2016 Mel Köiv. Todos los derechos reservados.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s