“Zona de confort” o “Sobre el miedo al éxito”

Es una entrada tirando a lo personal, pero bueno, podríais sentiros identificados o… simplemente querer leerlo.

Todos conocemos el termino de “Zona de Confort”, así que pensé en no explicarlo, pero decidí ver un vídeo antes de hacer la entrada que vi hace mucho tiempo y me he dado cuenta de que muchos nos quedamos en eso, en el término. Así que realmente recomiendo verlo, queráis seguir leyendo la entrada o no.

Introducidos quedáis. Aquí empieza lo que vine a decir.
Me he dado cuenta de que tengo miedo al fracaso, o quizá al éxito.
De que estoy aferrada a la zona de confort.
Es irónico, y muy decepcionante, porque siempre me consideré una persona luchadora. Ahora me fijo y siempre di el salto a la “zona de aprendizaje” que se menciona en el vídeo. Pero luego siempre me volví.
Puedo poner ejemplos, pues el blog es uno de ellos.
Empecé escribiendo cada semana, y a medida que iba leyéndome la gente, lejos de motivarme empecé a escribir mucho menos.
Hace tiempo prometí escribir entradas basándome en una app que te da ideas para escribir y te propone actividades.
Tampoco lo hice.
También dejé de intentar participar en concursos a partir de conseguir que me leyeran en una emisora nacional.
Tengo miedo a no dar la talla. Tengo miedo a dar lo mejor de mi, como suelo hacer, y luego quedarme sin nada más que dar.
Pero esto no se limita al blog, sino que se amplía a toda mi vida.
Quiero perder peso y cuando consigo perderlo me desanimo porque se que nunca estaré guapa, además algún día dejaré la vida sana y el efecto rebote será peor.
Quiero independizarme y cuando ahorro me lo gasto porque de todos modos no seré capaz de salir adelante sola.
Empecé un trabajo de forma autónoma,  me saqué 300€ en una semana y dejé de hacerlo porque ya me llevaré la decepción cuando no coja nada de dinero.

Por suerte son cosas que puedo retomar, pero que si no las hubiera dejado atrás, realmente podría haberlas conseguido mucho antes y no sentirme aún atada a mi “zona de confort”.
No tengo miedo al fracaso ni al éxito, sino a la caída desde las nubes. Podréis considerarlo fracaso, pero para mi el fracaso es no lograrlo.
Siempre he sabido que no soy constante pero hoy, pensando, he visto mas allá, he visto el motivo. Y el motivo es ridículo. Porque sé muy bien que, precisamente con constancia y también con entusiasmo, es como se consiguen las metas.

Así que, a pesar de haberme dicho a mi misma que no me pondría metas para año nuevo (y prometo que esto no tiene nada que ver con que sea año nuevo) porque son una chorrada, aquí, ante los testigos abajo firmantes (o megusteantes) voy a proponérmelas.

Metas -realistas- para 2016:

  • Retomar ese trabajo e intentar darme de alta como autónomo si me llega.
  • Independizarme, sin duda.
  • Volver a escribir -al menos- semanalmente en el blog (se me perdona en época de exámenes).
  • Acabar el bachiller, a ser posible tan bien o incluso mejor de como lo he empezado.
  • Seguir escribiendo el libro que tan de lado dejé. Ya lo he retomado, pero con poca frecuencia. A ser posible acabarlo este año.
  • En caso de independizarme, comer más sano, hacer ejercicio y comprarme una bicicleta.
  • Leer al menos 20 libros. Esto es porque me gusta leer pero a veces la desmotivación me puede y cuando estoy libre me dedico a no hacer absolutamente nada.

Otra meta sería seguir conteniéndome tan bien como hasta ahora las ganas de mataros cuando subo una entrada que me encanta y no la visitáis pero al poco subo una mierda y la megusteáis.

 

 

Los “Me gusta” motivan, compartir ayuda más de lo que imaginas y los comentarios me dejan saber tu opinión respecto a lo que hago.
Además, si te ha gustado, puedes seguirme para que Wordpress te notifique en cuanto subo algo.

© 2015 Mel Köiv. Todos los derechos reservados.

Anuncios

2 comentarios sobre ““Zona de confort” o “Sobre el miedo al éxito”

  1. Ese miedo del que hablas lo he sufrido yo y es más común de lo que te piensas. Es chungo, porque empiezas mil cosas, tienes iniciativa, inventiva y habilidades pero llegado el momento, antes de caerte (donde terminar de despegar), te tiras al suelo. Lo bueno de darse cuenta es que podemos ponerle remedio. Convierte esas metas en metas más cortas que puedas ir cumpliendo mes a mes, así te motivarás a seguir luchando con voluntad pese a las ganas de rendirte.
    Sinceramente, la vida es cambio y está llena de logros y caídas. El éxito es siempre del que no se rinde, el fracaso del que se cansa de luchar.
    Ánimo bonita.

    Me gusta

  2. Ese miedo del que hablas lo he sufrido yo y es más común de lo que te piensas. Es chungo, porque empiezas mil cosas, tienes iniciativa, inventiva y habilidades pero llegado el momento, antes de caerte (donde terminar de despegar), te tiras al suelo. Lo bueno de darse cuenta es que podemos ponerle remedio. Convierte esas metas en metas más cortas que puedas ir cumpliendo mes a mes, así te motivarás a seguir luchando con voluntad pese a las ganas de rendirte.
    Sinceramente, la vida es cambio y está llena de logros y caídas. El éxito es siempre del que no se rinde, el fracaso del que se cansa de luchar.
    Ánimo bonita.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s