Muerto el Lobo, no se acaba la Rabia.

Survive

Muerto el Lobo, el Cazador preguntó a Caperucita si se encontraba bien. Por si acaso, la llevó al hospital más cercano, dónde llamaron a su madre. Ésta se apresuró a acudir.

Todo el mundo parecía muy preocupado por ella: “Pobre niña, lo que ha pasado… ¡Angelito!”, decían. “Lo que habrá tenido que ver, la pobre criatura”.

Aunque nadie le preguntó por qué una niña tan pequeña decidía recorrer un largo camino para ver a su Abuela. Tampoco les sorprendió que no tuviese miedo a los Lobos. “Sólo recogimos flores”, dijo.

¿Cuántos monstruos hace falta ver para que dejen de asustarte?

Ver la entrada original

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s