Ocho Puertas (Parte 2) +18

Todos los enlaces se abren en una ventana nueva, para comodidad de la lectura.

Parte 1

– Esto es el cuarto rojo de Christian Grey- rió Irene. Mordazas, látigos, barrotes, cadenas, cinturones de castidad y otros instrumentos estaban colgados en la pared que había frente a nosotros bajo la frase:

“El sexo es una trampa de la naturaleza para no extinguirse”.
Friedrich Nietzsche
LUJURIA

Decenas de cuadros estaban inspirados en las máquinas de tortura usadas en la inquisición, sobretodo en mujeres. Un hombre “reposaba” en la cuna de judas, ya estaba casi a la mitad del artilugio, pero su cara dejaba ver que aún seguía vivo. Otro hombre, atado a una cruz de San Andrés, era seducido con juegos y caricias por hombres y mujeres mientras portaba un cinturón de castidad. Una mujer estaba situada tras el con un strap-on.

– Debería irme ya, son menos cinco, ¿vas a seguir viéndolos o esperas a mañana y seguimos juntos?

– Ahora mismo no se, ya te diré más tarde por whatsapp. En principio paso, pero si veo que me aburro demasiado no tengo mucho más que hacer.

– Mira que te dije que te descargaras el Plants VS Zombies… -me dio un beso en la mejilla- ¡Nos vemos mañana!

Salí de la habitación cerrando la puerta detrás de mí. Me senté en el trono junto al perro de tres cabezas y me dediqué a ver las horas pasar y a preguntarme que clase de enfermo pintaba aquellas obras. Verlas las vería casi cualquiera, en fin, solo es ver, ¿no? pero imaginar semejantes escenas y tener la paciencia y sangre fría de plasmarlas y cuidar todo detalle, solo de pensarlo me dan escalofríos.
Sobre las cuatro de la mañana el sueño empezó a vencerme y me encontré con la cabeza apoyada en el lomo de los tres mejores amigos del hombre.

– Cerbero, casi me dejas dormirme, ¡¿Qué clase de perro guardián de segunda eres tú?! Que decepción, colega.

Por no dormirme me levanté a explorar el resto de habitaciones.
Abrí la tercera puerta, en frente me encontré escrita la historia de la mano de Midas. Avaricia, supongo. ¿Qué mejor ejemplo de avaricia que la historia de este rey?
Pero, por supuesto, también hay cuadros.
A estas alturas y con el mal royo que dan, no se por qué sigo abriendo puertas, debe ser el morbo, bueno, y la curiosidad, pero al menos esta noche aquí no duerme ni el tato, que era la idea.
¿Habéis oído la expresión de yates y putas? Un cuarto muestra a un señor en su yate siendo desvalijado por varias de estas señoritas de moral distraída, pretenden quitarle sus alhajas y en el éxtasis del momento no son conscientes de que le están arrancando la piel a tiras con sus uñas. En uno de los brazos ya se le llega a ver el hueso.
Este otro no es tan grotesco, pero da que pensar.
Como con vista de rayos X, se ve el interior de un ataúd, pero también lo de encima. En él hay un hombre vivo tratando de salir, encima montones y montones de oro. “Será el más rico del cementerio” decía mi abuela sobre la gente avara. Es exactamente eso.

Cualquier hombre es dueño de su fortuna, el avaro es esclavo de ella“.
Juvenal.
AVARICIA

Poco a poco empezaba a entender por qué el guarda anterior se fue el primer día, pero yo tengo más cojones… No muchos, los justos para venir a cobrar al día siguiente.

Me acordé de la promesa que le hice a mi amiga y saqué el móvil del bolsillo.
“Sigo abriendo puertas, me caía del sueño. Pero bueno, ya duermes tú suficiente por los dos”. 

En la cuarta puerta, bajo la frase

Nunca tienes tiempo suficiente para hacer toda la nada que quieres”.
Bill Watterson.
PEREZA

había cuadros de gente clavada al suelo con puntillas o que literalmente habían echado raíces y no podían moverse del sitio y estaban al borde de la anorexia por no moverse ni para comer. Caras enfermas, cabezas sin pelo. Pieles oscuras de la suciedad e insectos raptando y revoloteando a su alrededor, incluso introduciéndose en sus orificios.

En la quinta, un hombre lloraba desconsolado ante la escena de toda su familia muerta en un charco de sangre, frente a ellos, el mismo hombre, transparente como un fantasma, los miraba con un cuchillo en la mano y los ojos desorbitados mostrando un incontrolable arrebato de demencia e ira. Había matado el mismo a su familia en un arrebato y ahora estaba condenado a presenciarlo para siempre. Con arrepentimiento en sus ojos..

La ira es un veneno que uno toma esperando que muera el otro“.
William Shakespeare.
IRA

A partir de aquí no recuerdo las cosas con tanto detalle, puede que por el cansancio, o puede que por lo que pasó más tarde.
La siguiente puerta escondía entre otras imágenes chicas vomitando y/o arrancándose o cortándose sus propios cuerpos para estar tan delgada como otras chicas a las cuales tenían en posters o en la tele. Encabezadas por la frase

La envidia siempre dura más que la dicha del que envidiamos”.
François de la Rouchefoucauld
ENVIDIA

Una mujer, completamente hermosa y elegante se miraba en el espejo llorando. En él no veía sino una señora arrugada, gorda, mal maquillada y vestida con harapos. Como una furcia drogadicta y barata.

La soberbia no es grandeza, es hinchazón. Y lo que esta hinchado parece grande pero no es sano“.
San Agustín.
SOBERBIA

Y por ultimo:

Crucé la octava puerta con ganas que hubiera más puertas y alegría de que fuera la última al mismo tiempo. Pero no había nada. Bueno sí, los marcos. Marcos con lienzos en blanco en las cuatro paredes. Recordé que el viejo dijo que los lienzos eran lo más importante y me acerqué a examinarlos. No parecían nada extraordinario. Acerqué la mano para comprobar si al tacto resultaba algo menos común .
Ya me marchaba de la sala cuando sentí algo detrás de mi, al girarme, uno de los marcos se estaba balanceando.
Su lienzo no era blanco.
Abrí la puerta para salir y percibí algo mas. Como un grito lejano.
<<Es imposible que venga del cuadro>>. Me dije.
Durante un rato me debatí en la puerta sobre si salir o acercarme al cuadro con un par de cojones de los que empezaba a dudar que poseyera. Me toqué, estaban ahí. Así que decidi hacer manifiesto de su tenencia y me dirigí al cuadro.
Efectivamente el lienzo no estaba en blanco, al menos no totalmente.
Ante mis ojos iba dibujandose solo a una velocidad considerable. Se dejaba ver un cuerpo femenino arrodillado, con las manos atadas atrás y un pequeño charco de sangre delante de ella con algunas cositas blancas sobre el*.
Tambien había un hombre delante de ella.Ambos orificios estaban ocupados por… por.. por objetos con…
No. No puedo decirlo. No quiero decirlo.
Su mandíbula empezó a aparecer, era de ella de donde brotaba la sangre.
El hombre la fuerza a hacerle una felación con una mano mientras que con la otra sujeta unos alicates…
Lo que hay en el suelo blanco son dientes. Y entonces apareció su cara. Me miraba, por dios, de verdad que me miraba, me miraba suplicando, y la reconocí.
Ese rostro bañado de lagrimas dolor y sangre era mi mejor amiga, mi compañera de piso.
– Entró antes de irse a echar un último vistazo. Yo le dije que no tocara. Os lo dije a ambos – dijo la voz del viejo detrás de mi.
– ¡Borra ese puto cuadro, viejo tarado!
– ¿Que lo borre? – rió macabramente – No se puede borrar. También tocaste un cuadro, ¿verdad?
– ¿Qué?
– No son pinturas, son portales, portales al sufrimiento que os merecéis los pecadores, al vuestro propio infierno.
– ¡Me da igual lo que sea! ¡solo deshaz eso, hijo de puta!
Se acercó al nuevo cuadro con orgullo, casi estaba completo. Empezaba a verse la cara del hombre… Mi cara. Sonriendo. – Mírate -dijo satisfecho- ¿Sabes? Ahí dentro sientes, pero no puedes moverte. Vas a tener esa sonrisa para siempre.
Miré hacia abajo, mi cuerpo estaba desapareciendo, intente alcanzarle para arrastrarle, golpearle, lo que fuera, pero fue tarde, aparecí allí, con mi mejor amiga arrodillada ante mí. Torturándola mientras sus ojos suplicaban que parara y  sus lágrimas pedían una explicación a mi sonrisa.

Dueños de sus destinos son los hombres. La culpa no está en las estrellas, sino en nuestros vicios“. William Shakespeare. DESTINO

* La chica en este último cuadro está medianamente inspirada en la película A Serbian Film. Ya os adelanto que es una película MUY MUY impactante y polémica sobre el mundo del porno y el snuff*, o una mezcla de ambas. Si quieres verla, te adelanto que te vas a sentir mal, no buscaría información sobre ella, porque o se quedará corta o te hará grandes spoilers*. Si no quieres verla, entonces puedes buscar información, reseñas y críticas.

* Spoiler: se conoce como destripe. Puede entenderse al spoiler como el dato que anticipa el final de una obra o que, al menos, brinda información muy relevante del desarrollo de la historia.

* Snuff:  son supuestas grabaciones de asesinatos, violaciones, torturas y otros crímenes reales (sin la ayuda de efectos especiales o cualquier otro truco) con la finalidad de distribuirlas comercialmente para entretenimiento.

Los “Me gusta” motivan, compartir ayuda más de lo que imaginas y los comentarios me dejan saber tu opinión respecto a lo que hago. Además, si te ha gustado, puedes seguirme para que Wordpress te notifique en cuanto subo algo (aproximadamente una entrada a la semana).

On my own en Facebook 

© 2015 Mel Köiv. Todos los derechos reservados.

P.D: No he puesto tantos cuadros y las descripciones mas fluidas por si se hacía muy pesado.

6 thoughts on “Ocho Puertas (Parte 2) +18

  1. Me gusta como escribes los relatos. Pero abusa demasiado de la literatura.
    Quiero decir que haces los relatos muy largos y que no dejas un tiempo prudente entre relatos y relatos, es decidir tiene que dejar al lector que su cerebro haga su propia conclusión entre una narración y otra, darle tiempo de descansar entre un relato y otro. En definitiva que no corras mucho con lo que le cuentas al lector.

    Me gusta

    1. ¿Que no dejo tiempo entre un relato y otro? Si paso semanas sin escribir. Y todo el mundo me dice que voy al grano muy rápido deberían ser mas largos. Eres el primero que me dice lo contrario.

      Me gusta

      1. Tienes que madurar más las ideas literarias y no dejarte de personajes planos Cáda uno es como es y tu personalidad rebelde y joven no la tienes que plasmar en los personajes literarios. Las cosas no son ni Blanca ni negras. Si quieres que te dén el premio Nobel no tienes que mirar por encima del hombro. Para escrbir un buen relato no basta saber escribir muuuuy bien sólo basta estar en soledad y aislado. Y no creerse que eres mejor que nadie, si no tienes presente estos pricipios será mejor que dejes la literatura.

        Me gusta

      2. Ni plasmo mi “rebeldía joven” en los personajes, ya que no todos son rebeldes, solo tienes que leer algo más mío.
        Ni me creo mejor que nadie, ni quiero un nobel.

        Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s