Mudanza fortuita

Sinceramente, fuera de ciertos comportamientos humanos, una de las cosas que mas odio es la rutina y otra los sonidos molestos.
Ya si se unen formando una rutina de sonidos molestos, tengo que tirar del autocontrol para no desquiciarme y salir a la calle gritando con una motosierra en alto para matarlos a todos. Afortunadamente (para ellos) no tengo motosierra.
Me pregunto si esta cotidianeidad sonora sucede en todas partes o es solo una bonita costumbre de mi barrio. Bien podría ser una tradición, ya que vivo en el casco antiguo.

Años oyendo los mismos sonidos. A veces ya no estoy segura de si se oyen en realidad o están en mi cabeza.
Menos mal que puedo taparme los oídos para cerciorarme de que no me he vuelto loca. Me lo dice una voz: “Tranqui, no te has vuelto loca, lo que suenan son los vecinos. Solo tienes que matarlos y todo solucionado“.
Ahora me está ayudando a preparar el plan, pero es que creo que me falta campo para enterrar tanto cadáver.
Para empezar está la vecina con voz chillona que habla a la vecina de en frente desde su puerta cada mañana. Especialmente si es sábado o domingo, que así jode más.
El que ni sabe, ni quiere ni pretende cambiarle el tono al teléfono y lleva unos tres años con el mismo tono. Pero no una canción, para que fuera una canción tendría que ser un móvil medianamente nuevo, y todos sabemos que un móvil de los nuevos no dura tres años. Un tono de esos predeterminados que están hechos para penetrar en tu oído hasta perforarte el caracolillo y dejar el sonido retumbando en tu cerebro.
La vecina que llama a su perro cada cinco minutos, del cual te sabes el nombre aunque nunca lo hayas llegado a ver. Yo sospecho que el perro se le murió hace años y se volvió loca y lo ve por todas partes. O que huyó y sale a la calle a diario a llamarlo.
Vuelve Willy, hazlo por los vecinos.
Está la cerradura que no sabes cual es, porque si lo supieras irías tu mismo a engrasarla para que dejara de sonar así de una maldita vez. Yo ya he comprado la lata de aceite para ir corriendo cuando vuelva a oírla, pero cuando llego el vecino ya ha entrado en su casa y sigo sin saber cuál es.
También esta ese alguien que visita a tu vecino y llama siempre exactamente de la misma forma a la puerta. Pero que no estás seguro de si está llamando o tratando de derribarla. La ventaja es que cuando le visite dos veces más no necesitará volver a llamar.

Y cómo no, hay un vecino que sí tenemos tooooooooodos. Sobretodo en Andalucía. Esa inocente criatura de once años que vive enfrente, que cuando no está ensayando flauta para la escuela, está ensayando tambor para carnavales o para semana santa. Que bien se sabe las cuatro primeras notas del himno de la alegría el jodío.
La iglesia que tengo al maldito lado y que toca sus campanas al dar las doce… Y al dar la una. Y las dos. Y las tres. Y cada maldita hora. Yo creo que ahí esta el Jorobado, y como el chaval no sale, no sabe que todo el mundo tiene reloj hoy día. Tampoco sabe que nadie necesita saber que son las cuatro de la mañana un lunes. Ni teniendo reloj.
La verdad es que no tengo ninguna vecina gritona. Pero porque ese papel ya lo cubre mi madre. Si pasas por la calle la oyes gritar. Yo creo que lo hace hasta cuando no estoy en casa, por dar ambiente al barrio.

Todos sabemos que en todos los barrios hay todo tipo de vecinos, pero nunca se repite el mismo. Es un misterio por resolver, yo creo que las inmobiliarias están detrás de esto.
“- ¿Pone usted la música a todo volumen?
– No, pero tengo perro.
– Dish… Ya tenemos vecino con perro, lo siento, buscamos uno que oiga música alta. A ser posible comercial, pero no es requisito imprescindible. También esta vacante una casa especial con paredes finas para los amantes del bricolaje, necesitamos un vecino que taladre a las ocho de la mañana los domingo.”

Debe ser algo así. Estoy segura.
También está ese silbido que viene de alguna parte, no sé si humano, móvil, radio… Éste no tiene una hora concreta, pero sí que silba siempre exactamente igual. Ni siquiera una melodía. Solo un sonido breve pero constante, como el “titito-tiiito” del whatsapp.
Ese hombre que siempre tose al pasar por tu puerta. Y siempre de la misma forma.
Ese coche que parece que va siempre a la misma velocidad y con la misma canción.

El caso es que al fin me mudo, me enfrentare a nuevos vecinos y nuevos sonidos constantes.
Encima tendré un bar en la mismísima puerta.

Pero al menos hay algo positivo, puedo hacer de “voyeur” (auditivo). Oír sus conversaciones e inspirarme para nuevas entradas.
Muahahahaha.

image

Los “Me gusta” motivan, compartir ayuda más de lo que imaginas y los comentarios me dejan saber tu opinión respecto a lo que hago.
Además, si te ha gustado, puedes seguirme para que Wordpress te notifique en cuanto subo algo (aproximadamente una entrada a la semana).

On my own en Facebook 

© 2015 Mel Köiv. Todos los derechos reservados.

Anuncios

3 comentarios sobre “Mudanza fortuita

  1. Tú que tienes montaña cerca y puedes, prueba un día a calzarte una buenas botas, a pillarte un buen bastón, a colgarte a la espalda una mochila con buena comida y agua fresca, a esperar que el sol bostece, y a emprender la marcha, sin prisa y viviendo, hacia ese maravilloso salto que comienza en el Boyar.

    Cuando lleves algún tiempo caminando, prueba, de cuando en cuando, a detener el paso, a buscar un lugar cómodo donde tomar un respiro y beber algo de agua. Observa a tu alrededor, siéntete una con el entorno, prueba a percibir los aromas vírgenes de nuestra madre tierra, a contemplar la majestuosidad de ese firmamento infinito, emperador glorioso masacrado en presencia de las grandes urbes, a sentir la presencia de ese “no sé qué” que sólo los druidas perciben, y sobre todo y lo más importante, prueba a escuchar El Silencio, ese silencio auténtico y único que existe desde mucho antes incluso de que hubiese poblaciones humanas en este maltrecho planeta.

    Te aseguro que, después de vivir tal experiencia, no te importarán, ergo no te afectarán, tanto los sonidos de ese medio contaminante y odioso en el cual, como simple oveja, se empeña en vivir el más común de los humanos.

    LADINVS DIABOLVS EST.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s