Pasiones

No se cuando fue la primera vez que tomé un lápiz y un papel para crear un pequeño mundo a través de unas cuantas palabras, pero ese día, sin darme cuenta, estoy segura de que cambió mi vida para siempre.

Desde entonces sigo escribiendo, a veces con más constancia, otras con menos, otras casi nula, sin embargo siento esa pasión dentro de mí, incluso en esas largas temporadas en las que no escribo. Y, lejos de perder la ilusión, esa pasión se acrecienta en mí cada día que pasa.

No voy a mentir, he tenido mis malos momentos, he escrito, leído, releído, editado, borrado e incluso roto en mil pedazos.

He participado en concursos y he perdido.

Me he hundido y he decidido plantarme, luego me he dicho que soy imbécil y me he levantado.

¡Y estoy segura de que todo eso me volverá a pasar mil veces más! Y de que cada vez que lo retome lo haré con mas ganas.

Pues, no solo tengo apoyos, esperados e inesperados, de conocidos y de desconocidos.

No sabéis cuanto me llega y como me hace sentir un “Tengo una amiga que es escritora” un “Te he seguido en tu blog, aunque no estoy seguro porque no me entiendo mucho con estas redes”, un “Leed este relato de Mel Köiv, no os decepcionará” ¡E incluso un “Cuando tu libro se publique en papel, quiero un ejemplar firmado”!

¿No es increíble esto siendo una jodida amateur? Hablando feamente, pero es mi costumbre y aquí me muestro como soy.

Todo esto son comentarios reales, por no hablar de dos grandiosos amigos que me siguen, apoyan y aconsejan desde que me inicié de forma mas activa en esto. Joel y Lucia.

Pues no solo por eso se que no voy a rendirme en este camino que empecé sola y al que cada vez se une más gente, aunque sea poco a poco.

Además, esto va a sonar muy raro, escribir es uno de los mayores sentimientos que he experimentado, similar al amor o a esperar algo con impaciencia, mariposas en el estómago, un pellizco en el corazón…

Llego a sentir cada palabra que escribo, llego a amar cada personaje que creo (aunque acabe matándolos casi siempre… soy un ser despreciable) como a propios hijos.

Llego a echarlos de menos si dejo de escribir, A ELLOS, no al hecho de escribir, que también.

Me sorprenden sus actos, sus pensamientos… es como si no saliera de mi cabeza, como si fuera una espectadora.

Es irónico que a pesar de todo lo que acabo de escribir, no tengo palabras para describir lo que es la escritura para mí, concluyo con una frase que se me vino a la cabeza mientras pensaba en todo esto:

“No me pidas que te ame como amo escribir, está fuera de mi alcance”.

(Sonaba mejor en mi mente)

Esto es merecedor de estar en los agradecimientos si acabo publicando el libro, pero no era la intención ni por asomo, solo quería plasmar en un rinconcito de mi blog, cuanto amo esto, que para mí es más que un hobby.

Un abrazo con mucho amor.

Los “Me gusta” motivan, compartir ayuda más de lo que imaginas y los comentarios me dejan saber tu opinión respecto a lo que hago.
Además, si te ha gustado, puedes seguirme para que Wordpress te notifique en cuanto subo algo (aproximadamente una entrada a la semana)

On my own en Facebook 

© 2014 Mel Köiv Todos los derechos reservados

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s