Mi día del libro (24/04/14)

Bueno, este es un cuento de mi hermana, de 10 años cuando lo escribió (11 ahora), con el que participó en un concurso local de escritura, ¡y ganó!

EL SUEÑO DE SARA

Sara estaba enfadada y aburrida porque su papá le había castigado por pelearse con su hermana.

Entonces encerrada en su habitación tuvo una idea, divertirse con su imaginación.

Se imaginó que era una princesa encerrada en lo alto de una torre, esperando a que un príncipe acudiera a su rescate. Y se dio cuenta de que ser princesa era muy aburrido, tenía que esperar a que la rescataran sin tener nada que hacer. Al final, era igual que estar castigada. ¡Pobres princesas! Y además, ella no quería tener que besar a ningún chico ¡que asco! Y mucho menos a un sapo ¡requete asco! Buscó algo con lo que entretenerse y encontró un libro pequeñito en el que había muchas clases de hechizos. Unos para hacerse pequeña, otros para transportarse, otros para que los sueños sean reales, incluso otros para viajar en el tiempo. Pero ella no lo sabía y lo leyó en voz alta:

“Piticlín, piticlín, yo me haré pequeñín” 

¡Zas! De repente era pequeñita.

Queriendo salir de su torre, intentó salir por la ventana, ¡pero era demasiado pequeña!

Así que se puso a correr asustada hasta que acabó debajo de la cama, allí se encontró al Señor Ratotón y a muchos bichitos más, y les contó su problema. Entonces el Señor Ratotón tuvo una idea:

– ¿Y si hacemos una escalera bichuna hasta la ventana para ayudar a la princesa a salir?

Pero no hubo suficientes bichos, así que Sara tuvo que salir por la rendija de la puerta.

En vez de su padre, ahora había un enorme dragón, pero no escupía fuego por la boca, solo ponía castigos. ¡Era el dragón que la había encerrado!

El dragón estaba dormido y ella muy silenciosamente cruzó la puerta. Pero el dragón se despertó y le persiguió hasta la calle.

– ¡Dragón tontorrón! – Le gritó desde la puerta de la calle. – ¡No me alcanzarás! -miró a su alrededor- Guaaaau, el mundo es gigante visto desde aquí, ahora se como se sienten las hormigas.

Sara se encontró tres gatos, y se creyeron que era un ratón.

– ¡No soy un ratón! Solo soy una princesa perdida.

– Eso dicen todos – le contestó uno de los gatos.

– ¿Es que no me reconoceis? – dijo la princesa

– Si es verdad que eres la princesa del reino, dinos algo que solo ella sepa.

– Os llamais Bigotitos, Zarpitas y Bolita de pelo. A tí, Bigotitos te dan miedo los ratones. A tí, Zarpitas, te gusta la comida para perros. Y tú, bolita de pelo, eres un miedica, todo te asusta.

– ¡Ay que susto! ¿De dónde viene esa voz? – pregunto Bolita de pelo.

– Te has librado por esta vez, “princesita” – y los tres gatos salieron corriendo.

El dragón tontorrón seguía persiguiéndola y ella se escondió en una grieta de la pared, sacó rápidamente el libro de hechizos y leyó lo primero que vió para despistarle.

“¡Piticlín! ¡Piticlín! 

Sácame de aquí.”

Automáticamente la princesa apareció de nuevo en la torre.

– ¡Ay! Que cansado es ser tan pequeñita, quiero echarme una siesta ¿Cómo llegaré hasta mi cama? Rebuscó bajo todos su muebles para hacer una escalera de pelusa.

– ¡Achís!

– ¡Salud! – gritó Don Ratotón.

– ¡Ei! Don Ratotón, ¿por qué no me ayudáis a hacer una escalera de pelusa? Estoy agotada y no llego hasta mi cama.

Cuando consiguieron acabar la escalera, se echo una graaaan siesta, tan grande, que sin saber como, cuando se despertó, ya tenía su tamaño normal.

Sara, que ya no estaba castigada, corrió hasta el cuarto de su padre:

– ¡Papá! ¡Papá! No te vas a creer todo lo que me ha pasado esta tarde.

Después de contárselo todo, volvió a su cuarto, y vió un ratón sobre la cama

– ¿Don Ratotón? – pregunto sorprendida

Y le pareció ver como aquel ratón le guiñaba un ojo antes de salir corriendo.

Los “Me gusta” motivan, compartir ayuda más de lo que imaginas y los comentarios me dejan saber tu opinión respecto a lo que hago.
Además, si te ha gustado, puedes seguirme para que Wordpress te notifique en cuanto subo algo (aproximadamente una entrada a la semana)

On my own en Facebook

© 2014 Ana Mª Vega Ramírez. Todos los derechos reservados 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s